Siguiendo otra sugerencia he preparado un pequeño tutorial para explicar como pintar metales (esencialmente acero o hierro). De hecho, si queréis ver algún tutorial sobre algo que aún no he tocado en el blog, no lo dudéis y hacédmelo saber. Tenéis la segunda parte de este tutorial, centrada en como pintar cuero, aquí.

Para algunos pintar metales no es precisamente coser y cantar. Muchas pinturas metálicas tienen poca cobertura cuando las diluimos incluso con un pelín de agua, pero si las dejamos sin diluir la pintura es demasiado espesa y nos puede crear texturas indeseadas. Además, tenemos las horribles trazas metálicas con las que las pinturas metálicas acrílicas están hechas (la función de estas trazas es crear reflejos que asemejan el efecto de una superficie metálica). Estas trazas a veces son muy grandes y crean un efecto un tanto extraño sobre la superficie pintada. Pero aún más importante, el agua que usamos para limpiar los pinceles y los propios pinceles pueden quedar manchados con las trazas metálicas. Si no tenemos cuidados, éstas nos pueden arruinar la siguiente pintura que utilicemos si no cambiamos el agua y / o limpiamos el pincel correctamente. Finalmente, otra dificultad a la hora de trabajar con pinturas metálicas radica en como aplicar luces y sombras, si es que acaso se puede (claro que sí!). En este artículo trataremos veremos un poco en detalle ésta última parte. 

El pasado año tuve la oportunidad de participar en un proyecto muy interesante donde junto a los compañeros de Modelbrush nos propusimos pintar cada uno un ejército para Age of Sigmar en tan solo un año. Tras tirar la casa por la ventana, me lancé a pintar un ejército “horda” con muchísimas miniaturas (Legions of Nagash), lo que significaba que tendría que aprender y poner en practica nuevas técnicas de pintura rápida con las que pintar todas las miniaturas que me harían falta. Al final, disfruté como un niño de este proyecto gracias precisamente a la necesidad de aprender nuevas técnicas que de otra forma nunca habría siquiera probado. Por ejemplo, me lancé a utilizar las tintas intensas (las pinturas Contrast de Citadel) y empecé a darle más peso al aerógrafo a la hora de pintar los colores principales de las miniaturas. Otra de esas técnicas de “pintura rápida” que empecé a desarrollar precisamente radicaba en pintar colores metálicos utilizando tintas o Shades de Citadel. Si tenéis la oportunidad de participar en un reto o liguilla de pintura, no lo dudéis. Los plazos de entrega relativamente cortos harán que intetentes buscar técnicas de pintura más rápidas, lo que junto al entusiasmo del proyecto puede llegar a ser muy instructivo (y productivo!). Más tarde, durante el otoño, decidí repintar mis viejas miniaturas de Mordheim -que tienen un montón de piezas metálicas-, y decidí ahondar un poquito más en mi técnica para pintar metales.  

Lejos de estar totalmente optimizada (nunca lo estará), en las siguientes líneas os dejo mi receta para pintar “true metallic metales” (en oposición a “non metallic metales”, donde creamos la ilusión de metal utilizando pinturas no metálicas). Me gustaría mencionar que esta no es más que una receta de cientos en internet. Echadle un ojo a Google y a YouTube, intentad diferentes opciones y encontrar aquella que más se adapta a vuestro estilo. Y recordar, el mejor maestro es la práctica. 

True metallic metal

El primer paso, como no podía ser de otra forma, es la imprimación. Aquí he aerografiado imprimación gris “one shot” de AMMO. Normalmente utilizo imprimación gris dado que éste es un color neutral sobre el cual básicamente todos los colores cubren muy bien. 

A continuación, pintamos todas las partes metálicas de la figura con acero. Yo he usado Oily Steel (865, Vallejo), pero cualquier otro color acero o hierro nos vale. Como quería añadir un poco de contraste entre tanto color acero, decidí pintar el martillo de guerra de color bronce con Brassy Brass (058, Vallejo Game Color). Diluí las pinturas con un poco de agua y apliqué hasta tres capas para conseguir una cobertura homogéneo. Aunque esto lleva su tiempo, prefiero diluir la pintura y así evitar problemas de texturas extrañas. Recordar, es importante tener un segundo vaso con agua para limpiar los pinceles y trabajar con pinturas metálicas. 

Para el siguiente paso necesitaremos un lavado acrílico. Personalmente, me encantan los Shades de Citadel, los cuales vienen en un montón de colores. Utilicé dos: Nuln Oil (negro) para las partes de acero y Agra Earthshade (marrón oscuro) para el bronce. Una vez seco, podemos aplicar una segunda capa si así lo queremos. Por ejemplo, yo así lo hice en el martillo para conseguir más contraste. Como podéis ver, la miniatura ya luce muchísimo solo con el lavado! Podríamos incluso dejarla así.

Para ganar más contraste podemos hacer dos cosas: 1) aplicar un perfilado negro, y 2) utilizar veladoras. El primero consiste en aplicar una delgada linea negra alrededor de cada pieza metálica y detalle, de tal forma que todo quede claramente identificado. La mayoría de estos elementos ya estarán remarcados gracias al lavado. Pero para aquellos que no lo estén este paso es importante. 

Por otro lado, para forzar las sombras podemos utilizar veladuras. Una veladura es una capa muy fina de pintura (diluida 1:5 con agua) o semi-transparente, la cual deja entrever el color que está debajo. El resultado es una transición muy suave entre un color y otro. Para esta técnica es muy importante la dirección de la pincelada, dado que en aquella área donde retiremos el pincel dejaremos mucha más pintura. Por lo tanto, si queremos aplicar una veladura negra deberemos empezar la pincelada desde la zona más clara y arrastrar el pincel hasta la más oscura, donde lo retiramos. 

Como podéis imaginar, la idea es oscurecer de forma más exagerada las zonas de sombra. Por ejemplo, el peto de acero tiene dos partes. Como podéis ver, he oscurecido el área inferior de cada parte, creando un interesante contraste justo en el medio. Por otro lado, en el caso de las escarcelas (la falda metálica) he dirigido la sombra hacia la parte superior. Aquí podéis seguir el sistema de iluminación que más os guste. Personalmente, yo he seguido el de la “modulación“, que normalmente se utiliza para pintar tanques. Aunque irreal, los resultamos son muy llamativos. Y a título personal, me encanta. 

El siguiente paso es justo lo opuesto: ahora prestaremos más atención a las luces utilizando un color claro, como el plata. Normalmente utilizo Silver (063, Vallejo) de la gama de Model Air dado su fino pigmento o tamaño de partículas metálicas. La idea es la misma que antes. Primero, aplicamos un perfilado plateado en los rebordes de cada pieza de la armadura (si antes aplicábamos el negro en los huecos, ahora usamos plata en los bordes). Cuando sea posible, en lugar the utilizar la punta del pincel podemos utilizar las cerdas horizontalmente a lo largo del reborde. Esto permite crear lineas muy finas y rectas. Segundo, podemos aplicar de nuevo veladoras. Esta vez serán voladuras plateadas, lo que significa que la pincelada irá desde la parte oscura hasta el borde más claro (antes hemos hecho lo opuesto). No es necesario que empecemos la pincelada desde la zona más oscura. Podemos hacerlo desde la zona intermedia. 

Ahora es el turno de algunos efectos de envejecimiento. Realmente esto no es necesario, pero teniendo en cuenta el trasfondo tan oscuro y sombrío de estas miniaturas quería añadir algunos arañazos y herrumbre. Para simular los arañazos utilizamos de nuevo color plata (063, Vallejo) que aplicamos con un pincel fino en líneas super finitas. No vayáis a llenar todo de arañazos, tan solo añadirlos aquí y allá. Recordar al regla de oro del envejecimiento: a veces menos es más. Si es posible, pintar algunos arañazos que de forma continua cubran varias piezas de la armadura. Esto contará una pequeña historia. 

Podemos hacer exactamente lo mismo en el martillo de bronce. Primero solo con bronce, y después con una mezcla de bronce y plata en la misma proporción. 

Finalmente, podemos añadir un poco de herrumbre. Para esto necesitaremos un color marrón rojizo como Marrón mate (984, Vallejo) diluido con 10 partes de agua. Esto es un filtro, que aplicamos por toda la armadura. El objetivo de esta capa de pintura tan diluida es to cambiar muy ligeramente el color de la superficie. Atención al “ligeramente”!!! No se trata de que claramente veáis el efecto. Éste será muy sutil. Por lo tanto, es muy importante que la pintura esté diluida de forma apropiada. Es mejor tener que añadir una segunda capa porque nos hemos pasado con el agua a utilizar una pintura poco diluida y arruinar todo el trabajo anterior.  En el caos de bronce, si quisiéramos, podríamos hacer lo propio utilizando un tono turquesa. 

El efecto, como véis, es muy sutil:

Y aquí os dejo un resumen rápido de todos los pasos (el paso 1 es la imprimación, que he obviado aquí):

How to paint true metallic metals

Y hasta aquí los metales. Como podéis ver aun queda mucho para terminar la figura. En el siguiente artículo veremos como pintar diferentes tipos de cuero: negro, marrón oscuro y marrón claro. !Estad atentos¡

 

 

3 thoughts on “Como pintar colores metálicos (true metallic metals)”

  1. Gracias por compartir los pasos Rubén!! Muy bien explicado.

    Yo suelo pintarlos partiendo de un color oscuro, iluminando las luces metiendo plata y después las tintas + perfilar.

    Se agradece mucho el artículo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.