Hoy día tenemos a nuestra disposición una gran variedad de productos para decorar las peanas de nuestras miniaturas o elementos de escenografía, incluyendo el clásico césped electroestático y los populares arbustos o grass tufts. Sin embargo, algunos de estos productos son bastante caros, especialmente si estamos buscando hojas en miniatura que cuadren con la escala de nuestras figuras. En este tutorial veremos como podemos utilizar un producto natural como una alternativa muy barata (gratis) y efectiva para simular pequeñas hojas. El nigromante que ilustra este tutorial es una de las miniaturas del último Kickstarter de Citizens of the Old World (Heresylab). 

El ingrediente secreto son semillas de abedul. Aunque las podemos comprar en tiendas de modelismo o mismamente en Ebay, la opción más barata es darse un paseo por tu ciudad o por el campo para encontrar algún abedul. Los abedules empiezan a producir las semillas en el verano. Podemos recoger directamente los conos que contienen las semillas cuando aún están verdes y guardarlos en una bolsa de papel por un par de semanas, hasta que las semillas estén secas y hayan adquirido su característico color dorado. Aquí en Finlandia somos bastante afortunados en este sentido, ya que hay abedules por todas partes. Un par de años atrás recogí varios puñados de semillas doradas en la misma calle.

Las semillas doradas son perfectas si queremos representar bases otoñales y podemos utilizarlas tal cual. Sin embargo, dependiendo de nuestro proyecto de pintura podemos pintar las semillas de un color diferente. Por ejemplo, yo quería hojas rosadas o violetas para mi ejército de Legiones de Nagash para Age of Sigmar (podéis ver fotos del ejército al final de este post). El bueno de Miguel de www.ModelBrush.com me sugirió la siguiente idea para pintar las hojas de una forma rápida y eficaz utilizando el aerógrafo.

Para pintar las semillas necesitaremos un pequeño bote o vaso con tapa. Por ejemplo, yo he utilizado un pequeño pastillero de plástico (un recuerdo de mi convalecencia por una neumonía un par de años atrás). Utilizando una cuchilla de modelismo hacemos un pequeño agujero en el centro de la tapa que nos servirá para aerografiar la pintura dentro del bote. En función del bote que utilicéis, será necesario hacer incisiones adicionales en la tapa para dejar que el aire circule y así evitar que la tapa salga disparada al apretar el gatillo del aerógrafo.

 

Una vez listo, metemos un puñado de hojas dentro del vaso. No lo llenaremos más de 1/3 ya que de lo contrario muchas de las hojas no quedarán pintadas.

A continuación aerografiamos el color que más nos guste a través del agujero central de la tapa. No queremos pintar completamente las hojas, si no cambiar ligeramente el color. Por lo tanto, es importante diluir la pintura acrilica con un 60-70% de diluyente o agua. En este ejemplo he pintado las hojitas de color rosa utilizando Magenta (AMMO F-540). Utilizamos el aerografo con rafagas cortas.El propio aire del aerografo agitará y moverá de un lado para otro las hojas, haciendo todo el proceso muy sencillo y rápido.

Abrimos de vez en cuando la tapa para comprobar como van quedando las hojas, y continuamos el proceso hasta que estemos satisfechos con los resultados.

 

Debido al flujo de aire casi continuo la pintura acrilica secará de forma casi immediata. Así que podemos proseguir con otra tanda de hojas. Personalmente, prefiero dedicar una sesión de pintura entera para pintar una buena cantidad de hojas que luego puedo ir usando en mis proyectos poco a poco.

El proceso es muy rápido. En cerca de 90 minutos pinté dos cajas enteras de hojas rosas y moradas. Como os imaginaréis, podéis utilizar cualquier color para pintar las hojas. Por ejemplo, si buscáis un aspecto más primaveral podéis utilizar una pintura acrílica verde. 

Para acabar, pegamos las hojitas en las peanas o escenografía utilizando cola blanca. En mi caso, me gusta pegar las hojas de una a una utilizando unas pinzas porque así puedo elegir el tamaño y forma de cada hoja, y su posición exacta en la peana. No obstante, siempre podemos aplicar una capa generosa de cola blanca y después espolvorear las hojas encima.

Como mucha gente me ha preguntado cómo pinté las peanas de mi ejército de no muertos, aprovecho y explico el proceso y colores. Primero creo la textura inicial utilizando una textura acrílica de AMMO, como Light Earth Ground (AMIG-2102), que extiendo sobre toda la base utilizando una espatulilla. A continuación, pinto toda la base con Incubi Darkness (Citadel). Aplico un par de capas para conseguir una cobertura homogénea. Y a continuación aplico dos pinceles secos consecutivos: primero con Sybarite Green y luego con Hellion Green, ambas de Citadel. Finalmente, pego con cola blanca césped electroestático de color moradito (de PabloelMarques, código A-36) y arbustitos o grass tufts también morados (de Tajima1, código TM-41). Muchas de las peanas de mi ejército también tiene túmbas. Buena parte son de un kit de Renedra, mientras que otras son impresas en resina.

A continuación os dejo algunas fotos de mi ejército de Legiones de Nagash (ahora Soulblight Gravelords) para Age of Sigmar. Lo pinté utilizando solo técnicas de pintura rápida (salvo para un nigromante) como parte de una liga de pintura que organizamos en www.ModelBrush.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.