Heresybrush, blog sobre modelismo para wargames y aerografía. Rubén Torregrosa
29Nov/121

Camuflajes con máscara líquida

By Rubén Torregrosa

En más de una ocasión he comentado como pintar camuflajes de bordes duros utilizando Blu-Tack. Pero existen alternativas al Blu-Tack, como la máscara líquida. En las siguientes líneas voy a intentar compartir mis experiencias con este producto. Para ilustrar este tutorial he utilizado una autoametralladora Bilbao de Minairons Miniatures.

La máscara líquida es muy semejante a cualquiera de nuestras pinturas, por lo que podemos aplicarla cómodamente con un pincel -cosa impensable con el Blu-Tack-. Esto, sin duda, nos ofrece un nuevo mundo de posibilidades, ya que con la máscara líquida podemos darle a los enmascaramientos la forma que deseemos. Además, otra ventaja radica en que, comparativamente, el grosor de la máscara será mucho menor que cuando utilizamos Blu-Tack, por lo que evitamos posibles errores de crear falsas sombras (si la máscara es muy gruesa/elevada y disparamos el aerógrafo desde un ángulo erróneo, podemos dejar sin pintar una zona descubierta, ya que nos la está tapando el Blu-Tack).

En mi caso he utilizado un bote de Vallejo (70.523), aunque hablan muy bien del Maskol de Humbrol. Para aplicar la máscara seguimos el mismo protocolo que con cualquier pintura: primero agitamos generosamente el bote, vertemos un poco de pintura en la paleta y finalmente vamos aplicando una generosa capa de máscara sobre nuestro modelo. De nuevo, la dificultad de trabajar con enmascarados es pensar “en negativo”, es decir, tenemos que pensar de forma inversa, ya que lo que tapamos es lo que NO pintaremos, quedándose del color original. Es muy importante tener en cuenta que las pinceladas que aplicamos con la máscara cubrirá aquellas zonas que no cambiarán de color.

El tiempo de secado es de unos 15-20 minutos aproximadamente, y lo identificaremos porque la máscara ha perdido un tanto el color lechoso. No obstante, si la capa que hemos dado es muy gruesa, probablemente no pierda ese color (la parte interna no se termina de secar). Uno de los errores que yo cometí fue aplicar una capa de máscara muy delgada, ya que a la hora de retirarla me las vi y me las desee. Por lo tanto, es recomendable que nuestra máscara tenga un poco de volumen para que al tirar de un lado, seamos capaces ir tirando del resto sin que se rompa.

En el caso de este ejemplo he decidido pintar un camuflaje tetratonal: verde, marrón y amarillo sobre el gris-verde base. Por lo tanto, una vez pintado el color gris-verde empezamos a aplicar la máscara líquida, pero ojo, como tenemos que poner tres colores (verde, marrón y amarillo), tendremos que dejar al descubierto unas zonas lo suficientemente grandes como para albergar todos los colores del camuflaje. Y trabajamos de forma secuencial, color a color:

Color base > máscara > camuflaje 1 > máscara > camuflaje 2….

Finalmente, una vez hemos terminado de pintar todos los colores del camuflaje, pasamos a retirar la máscara. Lo ideal es utilizar un palillo sobre el que ir enrollando la máscara que vamos retirando. Si se nos queda algún trozo sin soltar, podemos aprovechar que la máscara, al igual que el Blu-Tack, es autoadhesiva. Por lo tanto, con los restos que tengamos en el palillo podemos “pegar” y tirar de los fragmentos que no se hayan soltado. Si no lo conseguimos, siempre podemos utilizar otro palillo u otro objeto punzante.

Comments (1) Trackbacks (1)
  1. Lo tengo entre mis favoritos desde hace tiempo, sigo los trabajos que haces a menudo para empaparme bien de tus descriptivas técnicas que sueles ir actualizando sobre la marcha cuando algo no te convence lo suficiente; esa es una de las razones por las que te diferencias con los demás, tu especial perseverancia por probar y mejorar tus conocimientos y mostrarlos de manera tan amena. Por eso y por más te doy las gracias.
    Un saludo, miguelondrio.


Leave a comment