Heresybrush, blog sobre modelismo para wargames y aerografía. Rubén Torregrosa
12Feb/113

Camuflajes con Blu-Tack

By Rubén Torregrosa

De la misma manera que pintar una superficie con aerógrafo supone obtener unos resultados mucho mejores que si se hiciera con pincel, aplicar un camuflaje definido –es decir, NO difuminado–  resulta mucho mejor si se pinta con aerógrafo.  La gran ventaja del aerógrafo sobre el pincel es su acabado, mucho más homogéneo y fino, y su velocidad de aplicación, pues con un par de aerografiadas queda pintada una superficie. Con el pincel serían necesarias unas cuantas pasadas y siempre con el riesgo de dejar el rastro de las cerdas o de cubrir una zona con más pintura que otra. La desventaja del aerógrafo es su tediosa limpieza cada vez que es usada, sin embargo, compensa el tiempo invertido.

Hasta ahora, para enmascarar –es decir, cubrir una zona para protegerla de la pintura– solía usar cinta de carrocero como sucedáneo económico de las cintas profesionales que venden. En el artículo que subí acerca de  cómo pintar casa del lejano oeste comento este método. Sin embargo, la cinta de carrocero tiene un importante hándicap: solo es útil para trazos lineales (aunque podemos recortarlo para obtener determinadas formas) y para superficies sin rugosidades. Sin embargo, las ocasiones en las que ambos factores son idóneos son reducidas, pues cuando la superficie permite trazos lineales, presenta diversas rugosidades, o viceversa, impidiéndonos su uso. Uno de estos casos es el típico camuflaje ondulado de los vehículos franceses de la segunda guerra mundial, siendo un Char B1-bis de Forged in battle la figura que ilustra este tutorial, el cual, si os fijáis, presenta unas cuantas rugosidades en forma de remaches, trampillas, etc. que obligan a descartar la cinta de carrocero. En su lugar,  voy a usar el adhesivo Blu-Tack (es como si dijera “Danone” refiriéndome a un yogur, pero desconozco su nombre técnico). Es importante diferenciar este adhesivo de la plastilina, puesta última NO debemos usarla en nuestras figuras por dos razones: contiene mucha grasa (y por ende, dejaría marcas) y a ver quién es el listo que la quita una vez puesta. A diferencia, el Blu-Tack no deja ningún tipo de marca y se quita de forma harta sencilla, como luego comentare.

Para empezar, tenemos que plantearnos cómo y de qué colores será nuestro camuflaje. En mi caso solo voy a usar dos: amarillo (XF-60 Dark yellow) y verde (XF-58 Olive green). No obstante, los vehículos franceses, al igual que los posteriores alemanes, se basaban normalmente en un camuflaje tritonal con amarillo, marrón y verde. En segundo lugar, el diseño del camuflaje consiste en trazos alternados de cada color, de forma ondulada,  horizontales en los paneles laterales y verticales en el chasis. Sin embargo, el Somua que acompaña a nuestro protagonista en la foto inicial presenta un camuflaje basado en los tres colores, todos dispuestos en trazos verticulaes.

Teniendo en cuenta esto, empezaremos pintando el color inicial. Realmente, el primer color que apliquemos va a dar un poco igual, en este caso, puesto que ya sean dos o tres los colores que usemos, todos ocupan la misma superficie, y por lo tanto, no hay ninguno predominante. Sin embargo, cuando se pinta un camuflaje tritonal en un vehículo alemán el color inicial será el amarillo, puesto que el marrón y el verde se suele aplicar en menor proporción. En mi caso he partido del verde oliva, el cual además he iluminado (añadiendo amarillo) y ensombrecido (con negro). Una vez seco, empieza la tarea del enmascaramiento. Para ello, vamos cogiendo trozos de Blu-tack, los hacemos un churro y los pegamos donde nos convenga según nuestro camuflaje. Tener en cuenta que lo que cubrimos, ¡no se pinta! (es fácil embotarse y considerar que lo que dejamos al descubierto es lo que quedará protegido, pudiendo estropear una zona que no nos interesaba; y habla la voz de la experiencia). Una vez fijados los churros, con ayuda del canto de un pincel, u otro utensilio similar, vamos aplastando los bordes de los churros para adaptarlos a las rugosidades, a la par que le vamos dando formas onduladas, en función de la dirección y presión con la que usemos el canto del pincel. No desesperarse, ya que es un trabajo tedioso, pero merece la pena.

Una vez enmascarado correctamente, pasaremos a utilizar un segundo color que aplicaremos generosamente por todo el vehículo, sin miedo de estropear nada. En mi caso, el segundo color ha sido el amarillo, el cual he iluminado (añadiendo blanco) y ensombrecido (con marrón oscuro). Este detalle de poder aplicar luces y sombras en cada tono del camuflaje, de forma independiente, es otro importante atractivo para utilizar esta técnica, ya que a esta escala no habría forma de hacerlo usando el aerógrafo, sin estropear las zonas adyacentes. Si queremos usar un tercer color, sin quitar el Blu-Tack ya puesto, volvemos a aplicar nuevos churros. Si queremos hacer esto es importante dejar suficiente espacio cuando apliquemos el primer enmascarado, pues de lo contrario podemos quedarnos sin espacio (o que sea inadecuado). Por ejemplo, el espacio que he dejado en el Char B1-bis sería insuficiente para hacer el tritonal que presenta el Somua, ya que la idea es que todos los colores ocupen la misma superficie.

A continuación llega la parte más divertida, al menos para mí, el desenmascarado. Para ello cogemos un poco de Blu-Tack y vamos pegando y arrastrando enérgicamente los churros que aplicamos. Si queda algún resto, presionamos con el adhesivo y lo retiramos. ¡Esto con la plastilina no se puede hacer!. Para terminar, faltaría un poco de trabajo con oleos y acrílicos para terminar el vehículo. Por otro lado, el detalle de las orugas está hecho tal y como lo explico en este tutorial, seguido de unas cepilladas con un pincel plano para descargar el pigmento de las zonas más protuberantes.

Comments (3) Trackbacks (4)
  1. Hola, donde está el tutorial de las orugas? Te han quedado muy bien y me gustaría ver que proceso sigues

    Un saludo

  2. Muchas gracias por el articulo. Macho!! eres un crack!!. de que manera sencilla aplicas y utilizas tecnicas para dar un acabado muy bueno tanto para wargames como para modelismo a escala 1/72

  3. ¿Como limpias luego el Blu-tack?. La tecnica es buena, ya lo haia visto pero siempre me quedó esa duda.


Leave a comment